Amenaza y oportunidad: China y América Latina

2012Gustavo Bittencourt, Enrique Dussel Peters, Célio Hiratuka, Marta Castilho, Carlos Bianco, Gastón Carracelas, Samantha Cunha, Andrea Doneschi, Nicolás Reig Lorenzi, Débora Modolo, Karla Sarmento, Fernando Sarti, Héctor Bazque

La investigación, elaborada por la Red Mercosur bajo la coordinación de Gustavo Bittencourt, confirma varias preocupaciones para el desarrollo latinoamericano que genera China. En primer término, la excesiva especialización latinoamericana en exportaciones hacia China de materias primas con bajo nivel tecnológico, mientras que las exportaciones chinas a la región se forman prácticamente en su totalidad con manufacturas con altos niveles de valor agregado y tecnología. 

Como segundo aspecto se analiza el creciente déficit comercial bilateral de varios países de la región, en especial de México y América Central.

En tercer lugar, las amenazas y pérdida de mercado de América Latina y el Caribe respecto a China no solamente en los respectivos mercados domésticos sino en terceros mercados, como la Unión Europea, Estados Unidos y otros países de América Latina. 

Ante esta situación, es necesario que los países de la región diseñen e implementen políticas industriales o de desarrollo productivo consistentes, creando la agenda interna que luego se articule con la regional. La necesidad de promover la integración comercial y productiva de la región, asumiendo los grandes temas pendientes en la construcción del Mercosur, resulta central para enfrentar este nuevo escenario. 

Esta publicación de la Red Mercosur es producto del llamado abierto del año 2010. La investigación fue seleccionada y desarrollada por investigadores/as de la Red Mercosur y asociados de otras instituciones de América Latina. 

Los temas del llamado fueron producto de una consulta online realizada a actores clave sobre temas prioritarios para la región. Los proyectos seleccionados fueron elegidos por un panel de evaluación externo conformado por Mauricio Mesquita Moreira, José Antonio Ocampo y Fernando Porta. Una vez concluidas las investigaciones fueron sometidas a un sistema de revisión. 
 

Archivos